“Me gozo en las obras de tus manos”

Salmo 91, 5.

miércoles, 6 de julio de 2016

LA MUERTE




LA MUERTE
(a la muerte de mi madre)

Te pintan descarnada y con guadaña
cubierta tu fealdad tras negro manto.
Te miran con el miedo y el espanto
con que se suele ver un alimaña.

¡Te nombran con rencores y con saña,
te reciben con gritos y con llanto!
Sólo el alma cristiana, la del santo,
con tu fiera apariencia no se engaña.

Mensajera de Dios, que al hombre llama
para darle la vida que no muere.
¡Beatífica visión para quien ama!

Yo no voy a entonarte un Miserere
de lúgubres acentos, sino un ¡Hosanna!...
¡Al Cielo no se va, si no se muere!


Amalia de Estrada
(Buenos Aires, 11 de noviembre de 1948)